Colima:
 312 161 4748
Manzanillo: 314 3332404
Cd. Guzmán: 341 412 6649 / 412 5299

 


Moluscos Contagiosos

¿Qué son los moluscos contagiosos?

Los moluscos contagiosos, se refiere a la enfermedad de piel debido a la infección por Poxvirus. Este virus infecta exclusivamente la piel. Es una enfermedad muy frecuente. Se presenta principalmente en niños en edad escolar.

¿Por qué se producen?

La infección se favorece por alteración de la barrera cutánea, es por esto que es más frecuente en niños con dermatitis atópica, en aquellos que van a natación o que juegan en el parque entre otras. Una vez se adquiere el virus existe un periodo de incubación de 2-3 semanas.
El virus se contagia de 3 formas. En una persona que ya tiene moluscos, la diseminación ocurre por rascado y posterior contacto con piel sana. Otra forma es por el contacto piel-piel entre una persona afecta y una sana. Y por último el contagio puede ocurrir por el contacto con objetos como toallas, ropa o juguetes que hayan estado en contacto con el virus.

¿Cómo se manifiestan?

Los moluscos se manifiestan como pequeñas elevaciones de la piel, pápulas en términos dermatológicos, umbilicadas en el centro, de color blanquecino o ligeramente rojas, que miden entre 4 y 10mm. Usualmente múltiples, pero en ocasiones se observan aisladas. Se pueden localizar en cualquier parte del cuerpo, aunque son más frecuentes en tronco, axilas, flexuras y región inguinal. Algunas veces se acompañan de picor y eczema (enrojecimiento con escama) alrededor de los mismos.

¿Cuál es el tratamiento?

Aunque en algunas ocasiones los moluscos desaparecen espontáneamente, aconsejamos realizar siempre tratamiento, debido a la posibilidad de diseminación. El tratamiento consiste en la destrucción de todos los moluscos, existiendo numerosas técnicas para ello. Sin embargo las opciones terapéuticas serán planteadas por el dermatólogo dependiendo las características de cada paciente.

¿Cómo se pueden prevenir?

La mejor forma de prevenirlos es realizando un tratamiento oportuno de quienes los padezcan. Además es importante evitar el contacto directo con las lesiones de los pacientes enfermos.