Colima:
 312 161 4748
Manzanillo: 314 3332404
Cd. Guzmán: 341 412 6649 / 412 5299

 


Acné

¿Qué es el acné?

El acné es la enfermedad de la piel más común en México y en el mundo. Afecta a la mayoría de los adolescentes y tiende a desaparecer hacia los 20-26 años de edad. Se considera una enfermedad multifactorial que compromete el folículo piloso y las glándulas sebáceas de la piel.

¿Por qué se produce?

Los factores patógenos fundamentales son la queratinización anormal del pelo (poros ocluídos), secreción sebácea aumentada por efecto hormonal, colonización bacteriana e inflamación local. Los factores psicológicos pueden agravarlo de modo secundario, por excoriaciones y ulceraciones autoprovocadas.

¿Cómo se manifiesta?

El acné se clasifica según la inflamación e intensidad de las lesiones en leve, moderado y severo. Las lesiones comunes son los comedones (puntos negros), pápulas (granos), pústulas (espinillas), nódulos y quistes; estos últimos representan las lesiones más severas y tienen mayor tendencia a dejar cicatrices. Las lesiones se localizan principalmente en la cara, cuello, pecho y espalda.

¿ Cuál es el tratamiento?

Los medicamentos que se venden de forma comercial y sin prescripción médica (lavado excesivo con jabones y/o lociones exfoliantes) generalmente no ofrecen ninguna mejoría notoria; y por el contrario, puede irritar la piel y empeorar el acné. No tratar el acné puede llevar a la formación de cicatrices en la piel, baja autoestima, depresión, y ansiedad. Para evitar estos problemas físicos y emocionales, se recomienda que el acné sea tratado a tiempo. Las promesas de resultados y desaparición del acné de un día para otro suenan estupendas, pero la verdad es que una cura “inmediata”, es difícil. El tratamiento toma tiempo (alrededor de 4 a 8 semanas) y debe continuarse para que sea eficaz. Los medicamentos pueden ser tópicos (aplicados) o sistémicos (tomados oralmente). Otro tipo de tratamiento es el láser y terapias por medio de luz, las cuales mejoran la inflamación y cosmética de la piel.

Antes de iniciar un plan terapéutico se consideran múltiples factores incluyendo el género, edad y severidad del acné. Los mejores resultados se ven con un plan de tratamiento individualizado a cargo de un dermatólogo expermientado.